Un blog para tener un futuro financiero brillante

reloj PRESUPUESTO Y AHORRO

3 consejos para que sus hijos quieran ahorrar dinero

  • 10-mayo-2017
  • Por Erin Palmer

    Erin Palmer

    Especialista en mercadeo de contenido

    Erin Palmer es especialista en mercadeo de contenido en Suncoast Credit Union. Ha escrito artículos en muchas publicaciones y sitios web, incluidos el Chicago Tribune y el Huffington Post. Erin es feliz cuando lee libros, prueba nuevos restaurantes o juega con sus perros.

    ¡Queremos escuchar lo que piensa del blog! Envíenos un correo electrónico y comparta lo que piensa.

¿Alguna vez escuchó sobre el "Experimento de los malvaviscos"? Es un estudio sobre la fuerza de voluntad que se realizó a fines de los 1960 y que las personas todavía lo intentan hoy, con más de un millón de resultados de búsqueda en YouTube.

Básicamente, un adulto deja a un niño solo con un malvavisco (o un dulce) y el niño puede comerlo inmediatamente o esperar hasta que regrese el adulto para disfrutar de dos malvaviscos.

Como adulto, parece obvio que vale la pena esperar un poco más para obtener el doble de recompensa. Pero para un niño, la gratificación inmediata puede ser muy tentadora a pesar de la menor recompensa. Esta es una de las razones por la que ahorrar no siempre es algo natural para los niños.

La administración del dinero es una habilidad importante para la vida y cuanto antes la domine un niño, mejor. ¡Puede ser muy divertido aprender hábitos de ahorro inteligentes!

A continuación le presentamos algunos consejos que pueden ayudar a que sus hijos quieran ahorrar dinero.

Crear manualidades para una cuenta especial de ahorro

Termómetro de ahorros

Los proyectos de arte hacen que todo sea más divertido, por eso saque los marcadores, las pinturas y el brillo para ayudar a que sus hijos quieran ahorrar dinero.

Ayude a sus hijos a crear su propio banco o deje que decoren uno con pegatinas u otros suministros artísticos. Este lugar especial para guardar sus ahorros los ayudará a crear un sentido de propiedad y orgullo cada vez que agreguen dinero al banco.

Una ayuda visual también fomentará el entusiasmo por acercarse a la meta de ahorro. Considere esos elementos visuales con forma de termómetro donde el monto meta está en la parte superior, y puede ir marcando con colores el cuadro a medida que se acerca a la meta. El cuadro de su hijo no necesita verse así, pero debería tener un efecto similar para facilitar la lectura a primera vista y saber cuán cerca está de la meta.

Según la edad del niño, estos cuadros pueden ser simples o más complejos. Por ejemplo, un niño que quiere ahorrar $10 para un juguete pequeño puede tener un cuadro donde cada pegatina represente $1. Esto ayuda al niño a ver el progreso respecto a la meta de juntar 10 pegatinas en el cuadro.

Igualar sus ahorros

Otra forma de alentar a los niños a que quieran ahorrar consiste en igualar sus ahorros. Puede personalizar esta idea para satisfacer sus necesidades según la edad y las metas de sus hijos.

Usted puede igualar cada dólar que ponen en sus ahorros o puede usar un sistema de igualación que comience a funcionar cuando llegan a cierto monto de dinero. También puede crear incentivos basados en igualaciones cuando su hijo toma una buena decisión financiera. Por ejemplo, cada vez que su hijo ponga el dinero de la mensualidad en sus ahorros en lugar de gastarlo, usted igualará el monto que ahorre.

Esto no solo los ayudará a alcanzar sus metas financieras más rápidamente, también los animará a participar en programas de igualación de contribuciones del empleador más adelante.

Usar recompensas o listas de deseos para enseñarles a ahorrar a largo plazo

Uno de los elementos más delicados de enseñarle a un niño es que solo porque uno quiere algo ahora, no significa que lo querrá de igual manera más adelante. Al igual que con el experimento de los malvaviscos, para algunos niños es difícil preocuparse tanto por sus metas a largo plazo cuando se enfrentan a deseos inmediatos.

Existen diferentes estrategias para enseñarlo, según la edad del niño. En el caso de los niños pequeños y preescolares, puede presentar este concepto con un sistema simple de puntos y recompensas.

Cree un sistema de puntos por mirar videos, televisión o películas en el que cuanto más largo sea el video, más puntos "cuesta". Sus hijos pueden ganar puntos por su buen comportamiento o por guardar sus juguetes, y luego pueden canjearlos por un momento frente a la pantalla.

Por ejemplo:

  • Video en línea de menos de 15 minutos: un punto
  • Episodios de TV de menos de 30 minutos: cinco puntos
  • Película completa: 10 puntos

Puede hacer un seguimiento de los puntos con una simple tabla con pegatinas o crear pequeños cupones. La idea es que, con el tiempo, el niño aprenda a ahorrar puntos para mirar "Frozen" por la millonésima vez.

En el caso de los niños mayores y adolescentes, puede usar una "lista de deseos" para enseñarles cómo ahorrar dinero para artículos más grandes. Cuando quieren un artículo que es más caro, lo ponen en la lista de deseos con la fecha de hoy al lado.

Antes de que su hijo pueda comprarlo, debe permanecer en la lista de deseos por un periodo específico de tiempo, por ejemplo, 6 semanas. Esto significa que si su hijo puede pagar el artículo ahora, deben esperar antes de comprarlo.

Antes de que se cumplan las 6 semanas, su hijo probablemente habrá agregado otras cosas a la lista. Puede ser que quieran estas otras cosas más que la primera. Esto los ayudará a detenerse y pensar antes de gastar su dinero en un deseo inmediato.


Compartir este artículo en:

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Twitter más...

Otros temas

Artículos relacionados

Cargando...

Artículos relacionados

Cargando...

Artículos relacionados

Cargando...

Artículos relacionados

Cargando...

Artículos relacionados

Cargando...

Artículos relacionados

Cargando...